Bienvenid@

Bienvenido a este espacio dedicado a los poetas y a la poesía

miércoles, 3 de noviembre de 2010

María del Valle Rubio


María del Valle Rubio nació en Chucena (Huelva) y reside en Sevilla. Es diplomada en Ciencias de la Educación por la Universidad de Sevilla. Escritora y pintora, compagina su labor literaria con la de la pintura.
En 1982 fue nombrada por el Excmo. Ayuntamiento de Chucena (Huelva), pregonera de las Fiestas Patronales. En Noviembre de 2002, se da el nombre de María del Valle Rubio a una calle de su pueblo natal, Chucena.
Ha obtenido diversos premios literarios de relevancia tanto nacional como internacional. Su nombre aparece en diversas antologías y algunos de sus poemas han sido traducidos a varios idiomas. En el 2002 fue finalista del Premio de la Crítica Andaluza. En el año 2004 cuenta con doce publicaciones. Ha expuesto sus cuadros en Sevilla, Madrid, Utrech y París. Participa en el ciclo de Poetas en el Aula ("Juan de Mairena") y en el Circuito Literario Andaluz, ambos programas de la Junta de Andalucía. Asistió al encuentro de poetas de Moguer en el 2004, organizado por la Fundación Juan Ramón Jiménez.
Trabaja, además, como conferenciante y articulista colaborando habitualmente en periódicos (El Diario de Sevilla) y revistas (Revista del matemático, Álamo, Párrafos, Zurgai, etc). Es corresponsal en Sevilla del IDILP (Instituto de Documentación e Investigación de la Literatura Platense).
POESÍA (Publicaciones y Premios)
RESIDENCIA DE OLVIDO (Premio “BARRO”, Sevilla 1983)
CLAMOR DE TRAVESÍA (Premio “José Luis Núñez”, Sevilla, 1986)
DERROTA DE UNA REFLEXIÓN (Premio “Florentino Pérez-Embid”, Adonais, Madrid, 1987)
El TIEMPO INSOBORNABLE (Premio “Bahía”, Cádiz, 1989)
MUSEO INTERIOR (Premio “Rafael Alberti”, Cádiz, 1991)
LA HOGUERA INFINITA (Premio “San Juan de la Cruz”, Ávila, 1992)
PARA UNA DESPEDIDA (Premio “Ángaro”, Sevilla, 1995)
SIN PALABRAS (Premio “Rosalía de Castro”, Córdoba, 1995)
ACUÉRDATE DE VIVIR (Premio “Antonio Machado”, Sevilla, 1998)
MEDIA VIDA (Premio “Ciudad de Alcorcón”, Madrid, 1998)
A CUERPO LIMPIO (Premio “Ciudad de Jaén”, Jaén, 2000)
DONDE NACE EL DESVELO (Premio “Antonio González de Lama”, León, 2002)

NARRATIVA
Contracorriente (Finalista del Premio Andalucía de Novela) (1985).
La espera (2005).

TEATRO
El canto del grillo (1979).
La alianza de las flores (1979).
Monólogo de una señora o confesiones de Severiana (Finalista del III Y IV Concursos de “Barahona de Soto” (1980-1981).

******************















CASA DE AMOR

Este pájaro azul o violeta
que me anida en el pecho.
Este grifo continuo de emociones,
flor de manantiales, que galopa
con la furia del rayo,
¿será cárcel de amor
o casa necesaria
para seguir guardando los inviernos?
Este caballo loco,
este viento rumor,
esta costumbre antigua de querer,
no querer,
de morir, no morir…,
quién le sujeta riendas
al círculo, razón o pensamiento
por los que el hombre rige su destino?
Escapa corazón de tus orillas,
no quemes en el fuego cotidiano
las ansias de volar.
Escapa corazón, no te detengas
ante la triste sombra de la duda
que enmudece las alas.
Escapa corazón y no preguntes
los lugares del miedo, porque el amor se muere.
Esparce tus semillas hacia mares de asombro
y cuéntale a los peces tu ventura.
Víveme corazón,
que yo te viva.

De Residencia de Olvido (1982)

María del Valle Rubio













TODOS los gatos juntos del ocaso
incitan a las sombras.
Saltan sobre la presa
certera de la noche.
Gatos dulces, dorados de la tarde,
que van de los tejados a las rosas.
Gatosnubes,
gatospájaros
y los gatos serpientes
que atrapan mariposas
y se esfuman en tules y cenefas.
En el líquido plata de la fuente,
los ojos de los gatos.

De Clamor de Travesía. (1986)

María del Valle Rubio
Fotografía de María J. Leza ©





















IDEALIZADO AUTORRETRATO

Llevo medias de seda y traje de satén
tornasolado.
Como una dama antigua
sostengo la sombrilla –sutil y ladeada-
para causar buenísima impresión.
La fecha de la cita que deseo
no ha lugar en ningún pergamino ni memoria.
Y adolezco
de ese aire festivo
que pugna por nacer en mis mejillas.
No sé por qué retoco mi vieja compostura
con carmín,
y ribeteo mis párpados con una línea
oscura. Casi todo me lo ofrece el espejo.
Razón por la que hurgo en mi interior
y me desola
encontrarme conmigo
en ese callejón de la conciencia,
tan propicio a tachar de insuficientes
las creídas virtudes.
sin otra solución,
me remito a elevar
la sombrilla y, con ella, mi espíritu.

De Museo interior. (1991)

María del Valle Rubio















En tu mano, mi mano. La constancia
de un segundo infinito. Se culmina
el efecto del tiempo deseado.
De nuevo la orfandad y el desencanto,
el aire entre nosotros, pleitesía
de una palabra amable.
Después, en el recuerdo prolifera
el contacto, extenso como un mapa,
cuyo plano interpreto y descubro.
Es tiempo de creer que en ese gesto
tan sólo fuiste mío y, de mi mano,
penetraste en el fuego misterioso
donde arden mis ansias más voraces.
Después, no queda nada.
Sólo memoria y duelo, colofón,
nuevas figuraciones
para vestir de fiesta la costumbre.

De La hoguera infinita (1992)

María del Valle Rubio

















EL gemido del gallo quiebra el alba.
Me estremece su alarma matutina.
De qué se queja el gallo. Qué presiente.
Qué dolor estrangula su garganta
para gemir tan alto.
Son los gallos del mundo
repartiéndose el alba.
Vislumbrando la hora misteriosa
con la aflicción certera
de que algo nos hiere.
Tal vez la muerte aceche cada pluma
de su inocente cuello
por barruntar el día.
Tal vez no sea el día
una resurrección, sino la rúbrica
de ese presentimiento
que en clave de mortal
anuncia el gallo.

De Para una despedida. (1995)

María del Valle Rubio












ESTÁ llegando abril a sus albores,
el azahar conquista las alturas
y se expande y consigue perfumar
más allá de la idea que teníamos.
El cielo luce azul, casi invitando
al mar que se desea,
a la marina que quisimos pintar
cuando aquellas gaviotas emprendieron
el vuelo, nos llevaron
a no sé qué región de lo imposible.
Mas este día que habito yo ahora,
al fin me pertenece
porque pienso que existo,
y que ha sido creado
para que yo respire
el dulce aroma del naranjo en flor.

De Sin palabras (1995)

María del Valle Rubio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada